en Twitter

Un hombre y nombre mágico... Patrick Cowley

Escrito por HiTEK. Publicado en Artículos

Desde hace muchos años tenía la tradición con uno de mis mejores amigos de celebrar en estos días (generalmente sábados, claro) un pequeño homenaje, una noche escuchando todas las producciones de este querido Maestro y entre más lo celebramos,  más nos damos cuenta de algunas cosas que logró, además de esto,  también confirmamos que entre más escuchamos sus producciones...  más nos gustan! esto es increíble porque no nos pasa lo mismo con las demás canciones del Hi-NRG.

 

 

                                           Patrick Cowley

 

También cada año confirmamos que muchas producciones de Patrick te quitan cualquier tipo de sentimiento negativo, la depresión, la tristeza, y te levanta a un estado de lucha interna cuando tu día ha sido malo, tuvo ese Don de saber sacar el máximo provecho de la música.

Sylvester no dudó en participar como vocalista de algunos artistas, a pesar de que ya era un consagrado de la Música Disco  y que se podía dar el lujo de decir “NO”, pero la nobleza de este gran artista fue en parte gracias a que Patrick también era  así, noble, sencillo, siempre de buen humor y eso se contagiaba.

Estamos seguros que la influencia de Patrick en su adolescencia tuvo que ser de los grandes de esa época. Recordamos que cuando Patrick tuvo 15 años, el planeta vivía el apogeo de la mitad de los sesenta con la efervescencia de los Beatles, los Rolling Stone, los Creedence, en fin, tantos y tantos grupos que cambiaron y revolucionaron la música para poner las bases de lo que hasta hoy escuchamos.

Las primeras producciones fueron el parte-aguas de las piezas instrumentales, que durante la época Disco eran muy suaves y con muchos intrumentos. Patrick logró convertirlas en música de una alta energía y enorme fuerza interpretativa, dando con ello la transición a lo que se llamaría precisamente High Energy Music (Música de Alta Energía).

Los covers que produjo este genio como Pushin’ Too Hard, Sea Hunt, o los remixes a Funky Town, Hills of Katmandú, y desde luego el impresionante I Feel Love le dieron una nueva visión a lo que es realmente la producción con talento y no solo el hacer  una versión simple que pasa desapercibida como en las producciones de hoy.

En muy pocos años, desde sus inicios como productor en el álbum Stars con Sylvester, se presagiaba que podía formar gracias a sus manos a las estrellas que él mismo forjaría y que sería la catapulta que le dio la fama definitiva a Sylvester, Sara Dash, Loverde, Jo-Carol y Lauren Carter, Linda imperial y a un trailero que hoy es uno de los productores más importantes  contemporáneos: Paul Parker, que durante los últimos días de la vida de Patrick, conoció muchos de los secretos de hacer música, pero esos secretos no fueron suficientes, porque a la fecha no se concibe cómo logró sacar tantos sonidos tan frescos pero a la  vez tan difíciles, actualmente insuperables de este genio del sintetizador.

Megatone Records se convirtió en una de las disqueras pilares del Hi-NRG que tenía la garantía siempre de una calidad total, con lo que logró su importancia y respeto en el mundo de las disqueras.

Hoy, a 35 años de su lamentable fallecimiento, se confirmaba la inmortalidad de este gran artista, porque sus producciones  quedaban para la posteridad al darle la vuelta al mundo.

Este hombre tiene algo que es mágico, es el hombre del misterio musical, el hombre que logró la fusión de la alta energía con la música que hoy nos sigue moviendo con un sentimiento que solo él pudo lograr.

Hay muchas cosas más de este ídolo que cada año surgen en esos sencillos homenajes, pero hoy solo quiero recordarlo como  siempre, con un gran respeto y un enorme cariño por lo que nos dejó a todos los que nos apasiona este género.

Hay una canción de Patrick que se llama Thank God for Music, yo diría:

Gracias Patrick Cowley por tu extraordinaria música!