en Twitter

Poncaro

Escrito por HiTEK. Publicado en Personajes del High Energy

 

Poncaro1

 

Alfonso Cardiel, mejor conocido por todos nosotros como "Poncaro", es una persona que ha vivido intensamente la historia del Hi-NRG en México desde la época de su nacimiento con la Música Disco, al paso de estas décadas a él se le reconoce, se le quiere y se le tiene en una imagen de amigo ejemplar y excelente bailarín con una extraordinaria calidad humana, por eso no podía faltar dentro de esta sección, como un reconocimiento a lo que ha aportado. Él mismo nos cuenta, con su muy particular estilo, su historia, que esperemos sea para que las nuevas generaciones conozcan y valoren lo que representa la música para todos nosotros.

"Pues aquí estamos iniciando la conversación, relato, historia de mi vida, organizando los archivos de mi memoria que ya está muy saturada, pero bueno, pensaba mil cosas como empezar pero todos los intentos han sido en vano, así que vamos a hacerlo así, a la "viva México", creo que es la mejor manera para empezar esta mi aventura en la vida, así que iniciemos:

Todo va empezando cuando corría el año de 1975, esa es la memoria que yo tengo, que era cuando cursaba el 2do. o 3ro. de primaria, cuando me doy cuenta que no pienso igual que muchos de mi generación, que no siente igual que la mayoría, que no veo las cosas igual, musicalmente pues no concebía lo que, para los de mi edad, había en esos años, se me hacía muy raro, muy tonto, yo me fijaba mucho en la música que escuchaba mi mamá, que escuchaban mis tíos, por ejemplo en aquel entonces en la radio de AM estaban: la famosa estación de La Pantera, Radio Capital, Radio Éxitos, todas esas que eran las que transmitía principalmente música en inglés.

Me acuerdo que en aquél entonces no había música Disco tal cual como la conocemos hoy, sino la que conocimos después, más bien era como un Euro-Pop, un sonido Hustle con artistas como Silver Convention, Van McCoy o la mismísima Gloria Gaynor, porque no fue hasta años después de que aparece cuando se convierte en la "Reina de las Discotecas", pero bueno, me acuerdo mucho de cosas como ese tema del grupo "Cien toneladas y una pluma", ¡cómo me gustaba! La canción se llama "solo te tomará un minuto", también me acuerdo de K.C and The Sunshine Band y por supuesto Silver Convention que era mi preferido, ya después viene Donna Summer, y pues me tenía que gustar todo ese universo musical.

poncaro2

Toda esa música es regresarme en el tiempo, fue algo muy padre porque era sentarme y escuchar mis discos, escuchar la radio, imaginarme cosas como irme de viaje por toda la galaxia y luego me regresaba mi mamá a la realidad: "Oye tu... cabrón, ¡te estoy hablando! ¡Hazme caso!" jaja, esa era mi fuga de realidades que en ese entonces estaba yo sometido, así, literal, y bueno, llega la época de la adolescencia en la secundaria cuando todo se desata, recuerdo que era el año de 1979; por cierto, hace poco estaba leyendo una publicación de que precisamente en ese año la Música Disco se estaba muriendo, dije yo: ¡este wey pues qué onda, dónde estaba viviendo! pero si en ese año era totalmente el boom de aquellos tiempos era lo que escuchábamos en las fiestas… ¡la Música Disco!.

Al final de cuentas era como la fantasía de un niño que no tiene visión del futuro de lo que va a haber más adelante sino es lo del "aquí y el ahora" de los niños, y la verdad es que me llenaba de fantasía al escuchar yo mis discos, la música de la radio, pues elegí hacerlo como mío, como mi camino en ese entonces, esto es con lo que yo me identifico y ¡vámonos! ¡de aquí me agarro!, ese es el comienzo con la música que ahora forma parte de nuestras vidas hasta la fecha.

Yo creo que, hasta por dato curioso, está en mis genes de ambas familias, de ambas sangres de mi papá y mamá, melómanos, excelentes bailarines los dos, una cosa fuera de lo común en ambos, muy buenos bailarines los dos, y yo haciendo honor a esa herencia musical.

poncaro3

En lo personal, por ejemplo, a mi no me gustan los Bee Gees, no me identifico con la película de "Fiebre de sábado por la noche", me identifico más con artistas que ya mencioné como Donna Sommer, como Tavares, Celi Bee, Village People, el mismo Sylvester, Blondie con su "Corazón de cristal", Richie Family, en fin, muchas agrupaciones, muchas canciones que andan por ahí desde entonces.

Aquí cabe señalar que la principal influencia fue mi mamá, que juntos escuchábamos y la que me inició en este gusto en mi por la música, aunque después se arrepintió porque se convirtió ese gusto en una plaga conmigo jajaja, porque ¡había música Disco por todos lados en el radio! y desde muy chavito empezar a coleccionarla, ella me los compraba o mi papá, entonces ellos fueron los que depositaron la semilla y ahora ya germinó ese gusto musical, así que, pues ya venía de herencia.

 poncaro4

De lo que recuerdo de los eventos, pues me tocó la fortuna de ver a Polymarchs  en su apogeo, yo creo que jamás volvió a ser el Polymarchs de esos entonces, estoy hablando de 1983; en un evento íbamos a entrar, nos íbamos a pasar por fuera, era chistoso, porque no había el recurso monetario ni el permiso para asistir, pero bueno, en ese entonces era tan grande el equipo que traía que hasta afuera del Palacio de los Deportes se oía la sonorización de lo que estaba pasando adentro, me daba la idea porque veíamos el domo de cobre y ¡la cantidad de gente que entraba! ¡woow! ¡no inventes! ¡de qué tamaño estará allá dentro! hasta que un día finalmente... ¡tuve el recurso! y ¡tuve el permiso! fue el 6 de agosto de 1983 cuando vino Loverde… ¡nada más! esa fue mi primera vez, ¡imagínate! yo quedé impresionadísimo al ver semejante evento, un evento masivo de música Disco porque en aquél entonces ni qué decirle High Energy a eso, siempre ha sido la música Disco, fue algo muy grande, fue muy grata, no hay una palabra para describir aquella noche cuando vi por primera vez a Polymarchs, ya había sentido ese ambiente afuera, viendo la gente entrar, escuchar la sonorización de lejos pero el haber entrado y ver la cantidad tan impresionante de gente que había, el equipo tan gigantesco porque esa era la palabra, yo me quedé petrificado la verdad, cuando escuchaba la música no detectaba cuáles eran de la programación de Cosmoestéreo, pero todo era realmente nuevo, era música que no sonaba en esa estación, y el ambiente era increíble… ¡increíble!, yo le calculo que eran como 30,000 gentes que había en ese entonces en el Palacio de los Deportes porque estaba lleno hasta las gradas, estaba a reventar, y aún así el sonido tenía una fuerte potencia que no podías escuchar al que estaba junto a ti porque no le oías, estaba yo embelesado e impresionado, los que estuvimos presentes nunca se nos va a olvidar esa noche, pero dentro de ese caos que se desató y el desorden al final fue estupendo ese evento, el desarrollo de la tocada, el grito de la gente con cada canción, en ese entonces se vivía en diferentes tramos, episodios, había un momento para el género Disco, lo nuevo, lo clásico, lo punk, fue increíble, la verdad, ese evento fue la causa por la que yo quedé prendido por esta música, terminó por conquistarme, por avasallarme el gusto musical, por llevarme a otras alturas, porque en ese momento se cumplieron todas mis fantasías que tenía por esta música, a todo lo que yo había imaginado, a todo lo que yo había soñado, lo que quería ver algún día fue realmente superado por muchísimo, entonces de ahí jamás me volví a soltar, noche tras noche, año tras año, viviendo al calor del Disco, primero Polymarchs con sus gigantescos eventos, después Soundset en el Club de Periodistas… ¡ahí fue otra historia totalmente distinta!

poncaro5

Y llego el momento de cambiar, para eso nos propusimos ir a Soundset, un amigo de la secundaria y yo éramos los que andábamos de "pata de perro" por todos los Sonidos habidos y por haber, pero el 24 de septiembre de 1983 nos decidimos ir por fin al Club de Periodistas, yo ni idea qué era ni me lo esperaba, yo estaba acostumbrado a los grandes eventos de Polymarchs en el Palacio de los Deportes o en la Sala de Armas, en fin, entonces me imaginaba igual, enorme, gigantesco el lugar, pero... ¡oh sorpresa! un mundo totalmente distinto; me acuerdo que bajamos en la estación Bellas Artes y dije: Bueno ¿ aquí dónde puede haber un lugar tan grande? realmente no daba dónde podía ser, caminamos hacia el Zócalo, cuando empecé a ver muchísimos chavos con sus indumentarias parecidas a los que llevaban a Polymarchs así que dijimos: ¡pues ahí vamos!.

Después de pasar el pánico escénico de la multitud de los chavos con sus indumentarias Disco, yo tenía escasos 15 años cuando íbamos rumbo a ese lugar del Club de Periodistas, entonces no dejaba yo de sentir temor al final de cuentas, pero porque estábamos chamacos y con otras circunstancias que pasaban en el país, en la ciudad, en mi mismo, porque yo había perdido a mi madre un año antes, no estaba yo del todo repuesto pero ya andaba volando, volando yo solito.

Cuando dimos la vuelta en la calle de Tacuba hacia Filomeno Mata no puedo olvidar esa sensación de temor, de impacto, de intriga, curiosidad, todo al mismo tiempo, cuando vimos esa enorme multitud fuera del Club sobre la calle, era un ambiente totalmente distinto, era otra gente, seguíamos siendo chamacos, seguíamos siendo juventud, pero totalmente distinto; cuando dimos esa vuelta fue como entrar a otro mundo, fue como entrar a un cuento de hadas, fue como salir de la realidad porque todos estaban disfrazados, todos maquillados, todos con cabellos erizados, todos de manera distinta aunque no uniformados pero todos luciendo sus indumentarias Disco, con copetes, cuero, estoperoles, colores, olores y sabores totalmente diferentes de una a otra persona. Cuando ya entré vi un palacio adornado de luces y de bocinas como jamás me había imaginado yo ver un lugar y la gente bailando, un ambiente exclusivo, para ser exactos lo definiría en el ambiente Disco como un ambiente de 'etiqueta' en ese Club de Periodistas, así era en aquél entonces;  Polymarchs tenía mucha vanguardia porque marcaba mucho la pauta, pero este ambiente era otro totalmente, sin menospreciar a nadie, porque todos estábamos unidos por la música y pues yo no era de la 'alta sociedad musical' la verdad, es más, yo no creo que ninguno de nosotros, entonces cuando escuché al Sonido, al equipo tocando, entonces entendí por qué mucha gente lo sentía… era el consentido: ¡Soundset! Porque, inclusive en plenas tocadas del Polymarchs pues aclamaban a Soundset, y entendí por qué era una manera totalmente diferente de tocar, con un sonido tal vez no grande pero si muy potente y un 'feeling', un carisma con la gente, una conexión que ni el mismo Polymarchs lo tenía y, el lugar, pues es un punto y aparte.

poncaro6

El Club de Periodistas tuvo un encanto especial por encima de cualquier otro lugar, incluso de los mismos salones grandes o de los auditorios enormes para hacer eventos de ese tipo, fue como entrar en un mundo fantástico, como entrar en un cuento de hadas, como abrir un libro en tercera dimensión y meterte a una aventura sin parar, sin fin, sin detenerte de bailar. El Club de Periodistas se convirtió desde entonces en mi casa, y cada fin de semana era indispensable para mi, en una cuestión como de terapia personal por mi estado de ánimo, por lo que me había pasado, por todo lo que acontecía en ese momento, por la pérdida de mi madre, el encontrarme prácticamente solo contra el mundo, con mis hermanas bajo mi protección, porque así lo sentía, con todas las ideas que giraban en mi cabeza, diferente a todos los demás, a ese espíritu rebelde que siempre me ha acompañado, a ese querer hacer las cosas bien y a mi modo, el querer siempre ser yo, auténtico, real, sin tapaduras, sin máscara, sin disfraces, ser auténticamente yo, lo que yo sentía, lo que yo soy, lo que yo era en aquél momento, lo que pasaba por mi mente, por mi cabeza, por mi corazón, por todos mis sentimientos que estaban aprendiendo de la vida.

Todo lo que encontré en el Club, fue mi refugio durante muchos, muchos años, fue el lugar donde aprendí a expresarme y a valorarme como persona, la música fue mi mejor instrumento de terapia, cada ocho días una terapia llena de aventuras, llena de amor, llena de pasión, llena de encanto; yo honestamente siento que gracias a eso yo no me caí en otras cosas que pudieran perderme como persona, fue mi escape, fue mi rutina, fue mi aliento, fue mi alivio, fue mi redención el baile, la Música Disco, el Club de Periodista, tiempo después: Patrick Miller. 

poncaro7

La primera vez que entré ahí, como ya lo he mencionado, fue una impresión muy grande al ver un  lugar así, era como un castillo encantado, como una reunión salida de este mundo, una cuestión irreal, una situación fabulosa como aquellos bailes de los cuentos de hadas, fue muy bonito ver todas las luces colgadas, el equipo de audio sonando impresionantemente alto pero sin distorsionar. Cuando yo crucé la puerta quedé impactado porque inmediatamente entramos a la pista central, ahí tuve oportunidad de ver a una chica bailar, esa imagen nunca se me va a olvidar de esa chica bailando, de una manera que jamás había visto bailar la Música Disco: libre, maravillosamente con su cabello al aire, con la ropa que no me imaginaba de dónde la sacó, el Club tenía su toque auténtico, exclusivo, se bailaba en ese lugar como no se bailaba en ningún otro lado, sí había buenos bailarines, era el tiempo de los bailarines de la Música Disco en todos los equipos de Sonido, ya había muchísimas "rueditas", era imposible quedarte en una sola, yo me acuerdo de esa chica cómo bailaba, como daba vueltas pero siempre con una sonrisa en la cara, y bailaba… y bailaba… y bailaba, nos quedamos ahí un buen rato mi amigo y yo, cuando volteé, mi amigo ya no estaba pero yo seguía viendo a la chica bailar, me fascinó la alegría que había en los bailarines, la alegría que habían en el baile, la felicidad que irradiaba el lugar, el ambiente, pues al final de cuentas ambiente de juventud y, paradójicamente, muy sano… era algo muy sano, no había bebida alcohólica, no había lugar al vicio, lo más que había era cigarro y eso ya era mucho, la verdad es que en este lugar fue donde mejores bailarines yo encontré, debido al ambiente que me maravilló, que me cautivo, pues ahí me quedé, dejé de "peregrinar" por toda la ciudad, me quedé en el Club, desde entonces, 24 de septiembre de 1983 con Soundset, siempre Soundset, hasta que llegó el 15 de octubre del mismo año, esa noche es la primer noche que tocaba Patrick Miller como tal, sin la inclusión principal del Sonido Meteor, ese día es el primer día solito, como equipo, en el Club de Periodistas, y pues yo ¡estuve ahí!. 

poncaro8

Tiempo después Meteor se fue a tocar a Insurgentes Sur #64 en un estacionamiento donde también tocaba Soundset, era muy bueno para los eventos ese lugar, cerca de la Glorieta de Insurgentes, y no supe más de Meteor, se quedó Patrick Miller, se adueño del lugar, se apoderó de la noche sabatina en ese recinto, y me di cuenta que era otra gente la que seguía a Patrick de la que seguía a Soundset, si había gente que seguía ahí porque era el Club, pero Soundset era el que "abarrotaba", el que llenaba hasta el "full" el Club, Patrick no lograba la entrada impresionante de Soundset en sus eventos pero pues no desestimaba nada ¿eh?, ahí empecé a ver, sin menospreciar a nadie pero, ahí me di cuenta la banda que seguía al Club como recinto de eventos Disco y la que empezó a seguir a Patrick Miller, y donde me identifiqué con muchos de ellos. Si bien me acordaba mucho de cómo me había maravillado la chica de Soundset, esa noche, junto con los chicos que conocí, fue algo increíble, después bailaron mucho mejor, lo que era mejor para mi, éramos puros chamacos, varones, adolescentes, todos, no compitiendo pero si viéndonos unos a otros como quienes elaboraban mejores pasos, quién elaboraba mejor su vestuario, éramos amigos, si, pero era una armonía de grupo, éramos como 15 chavales en aquel entonces que nos juntábamos, para mí era maravilloso porque éramos puros hombres y había algo que nos unía más allá de lo que era la cuestión de género masculino, era encontrarme en un grupo que pensaba como yo, que compartía las cosas que yo pensaba, pues no era tan común entonces, el enrolarme al grupo. El bailar con todos ellos toda la noche fue algo muy padre para mi, ahí empecé a tomar elementos de baile de uno, de otro, y de otro, empecé a enriquecer lo que era mi estilo particular, hasta que un buen día apareció el chico indicado, el que me sirvió de espejo, el que me sirvió de imagen de lo que yo quería ser, de lo que yo tenía planeado hacer. Entre ellos estaban: Joaquín, Enrique, Mauricio, y Héctor Bautista, amistades muy buenas, leales, que guardo profundamente en el corazón.

poncaro9

De las cosas que me daba cuenta es que el mundo Disco iba evolucionando y cambiando conforme un nuevo año se presentaba, así, 1984 fue un año de "despegue", un año de expansión tanto para Patrick Miller como para mí, me enorgullece decir que yo lo vi nacer en 1983, un equipo humilde comparado con lo que fue muchos años después, fue una historia en la que íbamos de la mano, sin exagerar, porque iniciamos juntos, me es grato conocer esa historia, que la vi escribiendo la mía, iniciando un levantamiento anímico a través del baile, de la música, con el Hi-NRG, porque así como él iba evolucionando en su equipo, en el agrado del público, logrando mayores preferencias entre toda la comunidad, pues también yo iba creciendo, perfeccionando y avanzando. También hubo cambios de amistades, muchos se fueron, emigraban, tomaban otros caminos pero yo permanecí ahí, para mí era algo religioso asistir cada ocho días al Club de Periodistas o al mejor evento en turno, y así se fue dando que poco a poco fui cambiando de amistades y conocí a los que ya mencioné, además a muchos amigos que quedaron en el recuerdo, pero hasta la fecha muchos nos seguimos frecuentando, pero ya la comunidad se cerró más, osea, a ser más cercana en estos años, pero en esos años éramos muchos los que nos gustaba el Hi-NRG, eran noches muy bonitas, maravillosas de juventud, de alegría, de libertad.

poncaro10

Tuve la oportunidad de escuchar los últimos remixes que se hacían de la Música Disco en ese entonces y pues todavía había muchos elementos de ella en la nueva oleada de música, el baile ya era otro, también ya estaba evolucionando.

Mi espejo, el que yo tomé particularmente, me llenaba de mucha emoción, de un sentimiento enorme de libertad, de expresión hacia lo que yo era, hacia lo que yo sentía, y todo quedaba reflejado en esa personalidad tan magnífica que Joaquín tenía, él fue mi maestro en todo lo que el mundo Disco tenía en aquel entonces: vestuario, look, baile… ¡todo! Nos hicimos amigos, disfrutamos muchos y grandísimos eventos, noches maravillosas en el Club de Periodistas, tanto con Soundset como con Patrick Miller, en el Palacio de los Deportes con Polymarchs, con Soundset, fueron tiempos legendarios pero él era una persona bastante orgullosa, vanidosa (por obvias razones); yo venía de un tropiezo muy grande en mi vida en el '82 y todavía había esa sombra de dolor, de sufrimiento, pues todavía no eran dos años de esa pérdida, con cierto miedo a la vida, a mi entorno, a ser tan joven y tener la puerta abierta para volar hacia donde yo quisiera pero, afortunadamente, el baile fue mi refugio, el Club de Periodistas se volvió mi "hospital" que me recuperó de toda mi depresión, de todos mis dolores durante muchos años; después me propuse hacer las cosas bien como siempre me ha gustado hacerlas y en grande, y me resultó.

poncaro11

La música, para mí, la música Disco, el Hi-NRG, han sido fundamentales en todo lo largo de mi vida desde que era muy niño, ella ha sido una de mis mejores terapias para enfrentar los momentos más difíciles, para luchar contra todos esos obstáculos y todos esos retos que la vida misma trae consigo, ha sido un aliciente que lo largo de todo el camino me ha iluminado, me ha llenado de felicidad, y no tendría por qué ser lo menos, porque los sábados por las noche en la década de los ochentas, fue mi pasión, fue mi locura de adolescente y de juventud, ya desde niño, pero desde mi adolescencia cuando en aquél 1982 quedé con la puerta de la vida abierta de par en par a la libertad, y aquí, en este punto… no sé qué decir como agradecimiento a esa fuerza que implementó en mi para poder salir adelante, sin perderme, sin desviarme.

Tal vez hoy en el presente muchos digan que me quedé estacionado ahí, ¡y eso hubiera yo querido! La vida sigue, la vida continúa, pero el Hi-NRG se queda muy, muy enraizado por siempre en mi vida, en mi corazón, en mi alma, en mi espíritu. Si yo volviera a nacer, de verdad quisiera, o si se pudiera hacer o pedir un deseo, cuando sea, que me "programen" nuevamente para regresar, pues para volver a vivir nuevamente los tiempos del Hi-NRG, volver a vivir esas noches doradas, esas noches trepidantes, llenas de aventuras, pues entre más sonaba la música más quería bailar y olvidarme de mis penas, entre más transcurría el tiempo, los años, vivía pensando: "un día esto se va a acabar, un día esto va a pasar", y si, en cierto modo así ha sido, pero en mi intimidad, en mi vida personal siempre está vigente, siempre estarán presentes todas esas noches, todos esos años, todos esos Sonidos que me llenaron de alegría y siempre me impulsaron para ser el mejor en lo que yo estaba haciendo, y seguir con una sonrisa, caminando y enfrentando el destino.

poncaro12

Cada generación ha tenido su momento en la historia de la humanidad, cada generación ha tenido su moda; hoy nos asombramos con la moda que vemos en los chavos y la vemos tan aberrante y degradante que..., bueno, yo no sé si nuestra moda en algún momento se pudo haber visto igual, no lo creo, era algo totalmente distinto, era algo que caracterizó nuestro movimiento, y esa característica inclusive, yo no sé si era una premonición hacia el futuro, porque quedó grabada también en muchos de los temas y canciones que nuestra música nos dio, esa moda fue retratada en la letra y en la música que nos gustaba, hay muchas canciones que hablan acerca de eso, y lo que también estoy seguro es que en ningún lugar se vivió lo que se vivió aquí en México, la moda ochentera fue algo único a nivel planetario, lo vivimos muy intensamente, lo llevamos al extremo con nuestro espíritu de chamacos, nuestro espíritu de libertad, con pantalones holgados que les decíamos tipo "Aladino", los botines picudos, las camisas holgadas también, pero había algo especial, por ejemplo el cabello.

Era todo un ritual el sábado preparar el vestuario, el arreglarme, el ponerme a 'tono', porque todos los bailarines, creo que tenemos ese ego de siempre querer lucir bien y llamar la atención, ese era mi caso, esto lo he compartido con varios amigos y también lo he leído de otros tantos, que sí hemos coincido en ese aspecto, porque es como cuando un astronauta se va al espacio se tiene que equipar, así nosotros, nos equipábamos para nuestra aventura, en lo personal a mí siempre me llamaba la atención y tenía cierta tendencia, gusto y fascinación por las cuestiones 'vampíricas' y eso era lo que a mí me gustaba aparentar.

poncaro13

Hablaba yo anteriormente de Joaquín, ese chico me sirvió mucho de espejo, porque él vivía con una libertad enorme, por sus movimientos al bailar, los vestuarios, su look, el maquillaje; realmente él si marco una influencia muy grande en mi en todos esos aspectos, y después finalmente se retiró, se fue, quedé yo solito siguiendo mi propio camino. Fue algo que a mí me lleno de muchísima satisfacción noche a noche en el Club de Periodistas o en los grandes eventos externos con otros equipos de Sonido, era toda una aventura, así que había que estar preparado para ello y el vestuario decía mucho de eso.

Era emocionante subirte al metro o al pesero, ya de camino al evento o de regreso, jajaja, me acuerdo mucho cuando la gente nos volteaba a ver, a la mayoría de los que nos gustaba ir disfrazarnos o muy extravagantes; la razón es esa, nada más, es el disfrutar de la juventud, de la etapa rebelde, de la etapa que en ese momento no pensamos que un día se va a acabar, pero como todo tiene un final y el final pues... llegó.

poncaro14

Joaquín

 

Hoy en día ya, definitivamente, ya no es lo mismo, algunos ya tenemos hijos, otros ya son abuelos, otros nos quedamos solos, pero ya somos adultos, ya nada podrá ser igual de cuando éramos jóvenes, inclusive con el mismo baile, no es igual, no es lo mismo, solo nos queda el recuerdo, pero si manteniendo la llama de esa antigua actividad a la que le dimos brillo y que marcó toda una época.

Yo creo que hasta la fecha se sigue recordando a los ochentas como el punto cúspide en la música, el ambiente como ese, yo creo que jamás se va a volver a repetir. Esa es la principal diferencia que yo veo en los eventos de ahora con los de ayer, creo es bastante contundente: la edad, que ya nos limita, la edad que ya nos pesa, la edad en la que ya no vemos las cosas iguales que cuando éramos chamacos, entonces, pues ya es una cuestión generacional jejeje, porque tal vez nos sigue gustando intensamente la Música Disco o el Hi-NRG, al menos yo no puedo vivir sin ello, pero ya es muy distinto a querer hacer las cosas como las hacíamos antes; los eventos de ahora, somos gente adulta, madura, ya no hay las mismas cosas físicas como emocionales. Entonces la música seguirá siendo la misma, la de aquel entonces. La nueva música es ya sin tanta espectacularidad, debido a que ya no existe ese ambiente, nunca volverá a ser igual… nunca.

Ahora estamos enfocados en una música que no pegó en aquel entonces, en la nueva oleada del Italo-Disco, sí hay buenos temas pero, no todo es bueno, en mi opinión, para mi gusto, Ahora hay demasiadas "estrellas" en las tornamesas, hay eventos en los que hay más D.J's que gente bailando, entonces hay muchas ambiciones, muchos egos que ya no nos van como antes.

poncaro15

Personalmente siempre he coleccionado Hi-NRG, me gusta lo que se vivió en aquel entonces, lo sigo coleccionando, lo sigo guardando, no me considero un D.J. profesional ni amateur, solo soy aficionado y cuando hago mis mezclas, cuando jugueteo con mi equipo y los discos, trato siempre de recordar aquel entonces, es también una manera de recordar lo que yo viví, lo que mis ojos vieron, de cómo fue el movimiento Disco y Hi-NRG aquí en México.

Me da mucho gusto tener la oportunidad de expresar mi opinión, de contar mi historia, de hacer esta crónica, espero que sirva también para dejar un legado a las nuevas generaciones.

¡Gracias! ".

poncaro16

 

Agradezco a Carlos Rodríguez, del staff de Soundset, su amable autorización para publicar las propagandas para este artículo.

No tienes permiso para publicar comentarios